Blogia
Mediatizando: medios, ciberespacio y cultura

Política

PEÑA NIETO: "PESADO" PARA EL 2006

PEÑA NIETO: "PESADO" PARA EL 2006

Pesados, así están varios diarios el día de hoy, debido a la gran cantidad de esquelas que tienen para dar el pésame al Gobernador Enrique Peña Nieto.

Es por supuesto lamentable el fallecimiento de la Sra. Mónica Pretelini, esposa del Gobernador, quien, según dicen, era una agradable y sencilla señora que desgraciadamente deja tres hijos huérfanos.

Más allá del dolor que produce en sí cualquier pérdida humana, es preciso vislumbrar que este deceso es noticia pública debido lógicamente al carácter de cónyuge de Peña Nieto que tenía la Sra.

Peña Nieto es hoy uno de los políticos que varios analistas señalan como posible candidato presidencial para el 2012.

Esto no es casual...

 

Si quieres seguir leyendo este artículo, visita: 

 

Mediatizando 2.0 (http://mexmedia.blogspot.com)

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL DICTAMEN QUE TODO MEXICANO DEBERÍA LEER (O POR LO MENOS EL POST)

EL DICTAMEN QUE TODO MEXICANO DEBERÍA LEER (O POR LO MENOS EL POST)

SI QUIERES LEER EL DICTAMEN COMPLETO, BÁJALO DE LA PÁGINA DEL TRIFE (trife.gob.mx)

 

Las elecciones más reñidas de los últimos años en México causaron una enorme polémica por las acusaciones de fraude y de inequidad del perdedor Andrés Manuel López Obrador.

Lo cierto es que varios elementos, entre ellos el Dictamen final con que el Tribunal Electoral validó la Presidencia de Felipe Calderón, no ayudan nada a despejar las suspicacias sino por el contrario las acrecientan.

Lo prometido es deuda y aquí está por fin mi comentario del mismo.

Ofrezco disculpas por mi tardanza y agradezco como siempre que los comentarios a diferentes posts no escasearon.

En realidad no importa que me haya tardado en subirlo porque este post podrá leerse durante todo el sexenio ya que seguro el tema seguirá dando de qué hablar.

Además, por la extensión, seguramente este post equivale a la extensión de todos los que dejé de publicar, así que ya me desquité.

 

RESUMEN

 

El documento de 309 hojas es muy amplio pero me enfocaré en lo que, a mi parecer, son sus inconsistencias más graves y evidentes.No soy abogado, pero afortunadamente los magistrados lo redactaron de una manera muy sencilla buscando, según dijeron, la transparencia y rendición de cuentas ante la sociedad. Bien, se agradece y procedemos a hacer justamente eso.

Y es que el texto parece de hecho tener una doble personalidad. Primero, explica con una gran claridad las cosas qué no se debían y no se debieron de haber hecho para luego, inexplicablemente, tratar de justificar con argumentos muy cambiantes el porque la elección si fue válida a pesar de todo eso.

Y no es que yo diga que la Elección no tenía que haber sido válida. Yo no soy quien para decirlo, pero el Tribunal sí y tenía que hacerlo dándonos certeza a todos.

 

LOS SPOTS NEGATIVOS

 

Si algo acapara la atención en la descripción del Tribunal es la publicidad negativa que privó en la Elección.

Como paréntesis, pienso que eso es muy lamentable para nuestra democracia.

No comparto la idea de cierta gente de que eso no pasa nada porque eso también pasa en “muchos países desarrollados”. Yo diría: “mal de muchos, consuelo de tontos”.

Volvamos al tema. El dictamen comienza recordando todos los spots que fueron impugnados por los partidos.

La resolución es impactante. Casi todos los comerciales que recuerdo fueron declarados como ilegales por parte del IFE.

Por ejemplo, a la Coalición por el Bien de Todos, se le declararon fundadas (con su consecuente orden de modificación o retiro) sus quejas contra los siguientes spots del PAN (pags 10-18):

- AMLO y Chávez

- Deuda Segundos Pisos

- Contestación Elena Poniatowska

- René Bejarano – AMLO

- AMLO pozos petroleros – Tlalpan

- AMLO amigo de Sub Marcos

- Islas Marías-tren bala

- Calderón da en segundo debate respuesta a cuestionamientos sobre Hildebrando

- Se cayó el teatrito

- AMLO – Salinas

- AMLO – Expresidentes

 

Al PAN, mientras tanto se le declararon fundadas sus denuncias contra los siguientes spots del PRD:

- Fobaproa 1

- Fobaproa 2

- Calderon IVA alimentos y medicinas

- Calderón empleado Scotiabank Inverlat

– FOBAPROA

- Triangulaciones ZAVALA

- Informativa Diego ZAVALA

 

Lamentablemente cuando el IFE pidió que salieran del aire, la inmensa mayoría ya no estaba transmitiéndose porque ya había cumplido su ciclo (y por ende su objetivo) dentro de la estrategia publicitaria.

Y es que muchos de los spots rompían algunas de las reglas establecidas en la Ley para la elección, como las siguientes:

 

“Se debe evitar cualquier ofensa, difamación o calumnia que denigre a los candidatos, partidos políticos, instituciones y terceros..” (pag 57)

 

Se establece como obligación de los partidos políticos, la de abstenerse de cualquier expresión que implique diatriba, calumnia, infamia, injuria, difamación o que denigre a los ciudadanos, a las instituciones públicas o a otros partidos políticos y sus candidatos…” (idem)

 

Lo anterior lo expresan los magistrados con base en los artículos 6 y 38 de la Constitución. También dicen que sucede si la propaganda tiene mensajes injuriosos y difamantes…

 

se lesionan las cualidades esenciales de toda elección, porque no puede afirmarse que sea libre, auténtica y democrática, toda vez que ha sido afectado el sufragio..” (pag. 63)

 

Esto hace ver que los magistrados también consideran que el que haya spots difamantes y negativos no es cualquier cosa.

El punto es: ¿cómo medir algo tan subjetivo? ¿Cómo saber si los spots influyeron o no en el elector y fueron determinantes en la elección?

Y aquí viene lo interesante, porque el Tribunal se “hace bolas” literalmente contestando dichas preguntas de una manera muy extraña.

 

 

QUE SÍ, PERO NO…

 

Primero el Tribunal deja perfectamente claro que el efecto de spots, de campañas difamatorias o de la intervención de otros factores sí podría de alguna manera ser medido.

Así lo dice:

 

“Afirmar que sólo una circunstancia (la divulgación de propaganda negativa, en contra de uno de ellos) genera la pérdida de la posición que se había estimado tener, sólo sería posible si dicha afirmación estuviera respaldada con los elementos suficientes para dotarla de convicción. Un medio de prueba que podría orientar este resultado, pero no sería definitorio, serían las mediciones técnicas debidamente diseñadas y metodológicamente realizadas, como encuestas, que muestran la relación de las campañas electorales con la predisposición de los electores, sobre la base de referencias previas, coetáneas y posteriores a la campaña, que muestren la intención de voto antes de la campaña y durante ésta y, finalmente, la forma en que el voto se emitió en la jornada electoral.” (pag. 68)

 

Sin embargo, después haber dicho esto, el Tribunal afirma no poder medir la influencia de dichos factores y pronto ese se vuelve su argumento favorito en el Dictamen.

 

En muchas ocasiones simplemente dice:

 

“esta Sala Superior no encuentra elementos que pongan en evidencia los efectos producidos por las campañas electorales y en particular por los mensajes o promocionales referidos” (pag. 69)

o

no existen elementos que permitan establecer de manera objetiva o al menos en grado aceptablemente probable, que la intención del voto de los electores fue afectada de manera preponderante por la difusión de los spots en cuestión”(pag. 73).

 

 

LOS SPOTS DE LOS EMPRESARIOS

 

Así pasa también en casos emblemáticos e importantes como los spots del Consejo Coordinador Empresarial.

Uno de ellos era aquel en donde se veía un niño con un billete de veinte pesos y un adulto le decía que qué pensaría si le dijera que su billete ya sólo valía 10 pesos.

Luego, el spot decía que era maravilloso que los niños ya no supieran qué era una devaluación y llamaba a “no retroceder” y a defender los 10 años de estabilidad económica que había tenido el País.

Pues bien: el Tribunal encontró que dichos spots sí violaban la Ley, ya que llevaban implícito una condena al PRD o al partido que propusiera un cambio y que no hubiera gobernado en los últimos 10 años.

Literalmente, los magistrados dijeron que dicha difusión:

 

viola los principios constitucionales de igualdad en la contienda y de legalidad electoral en el artículo 41, párrafo segundo, fracciones II y III, de la Constitución Federal”(pag. 92 y 93)

 

Además, el mismo Tribunal destaca la importancia de que los spots hayan sido difundidos en el “tramo final” de la campaña electoral.

Sin embargo, el argumento para calificar el hecho es el mismo:

 

“la irregularidad… por sí misma no es determinante para el resultado de la elección presidencial, ya que no obran elementos probatorios en autos que demuestren fehacientemente el impacto de los spots difundidos por el Consejo Coordinador Empresarial sobre la frecuencia e intensidad en qué ocurrió su difusión.. horarios y canales de transmisión… así como las actitudes y comportamiento de los electores…”(pag. 94)

 

Veáse la notable contradicción en el párrafo anterior. Los magistrados ASEGURAN que la ilegalidad no fue determinante para la elección para inmediatamente justificar su aseveración en el hecho de que no tienen los elementos para medir si fue determinante o no.

Es decir, en todo caso, los magistrados deberían de haber dicho: como no podemos saber cuántos spots pasaron, “no podemos saber si la irregularidad fue determinante o no”.

Sin embargo, argumentando que no lo pueden medir, llegan a la ilógica conclusión de que no hubo efecto alguno en la elección.

Por supuesto, en este asunto está el punto sobre si la obligación de presentar estas pruebas era de las partes acusadoras y no del Tribunal. De este asunto, también menciona algo el Dictamen y lo abordaremos más adelante.

Sin embargo, a reserva de ir a ese punto más a fondo, podemos ver cómo el Tribunal se sigue haciendo “bolas” sobre si puede o no medir los efectos de la propaganda ilegal.

 

EL CASO FOX

 

Veamos ahora el caso quizás más trascendente, el de la injerencia del Presidente de la República, Vicente Fox.

El caso es muy serio ya que el propio Tribunal consideró que la intervención de Fox fue “un riesgo para la validez de los comicios” (pag. 202).

Asegura que sus declaraciones y spots publicitarios en donde , por ejemplo, promovía “seguir por el mismo camino” y atacaba a los “populistas”, sí podían afectar la equidad del proceso.

Al final, sin embargo, los magistrados terminan otra vez determinando, con un criterio poco consistente, que las violaciones a la Ley por parte del Mandatario no fueron determinantes.

Y afirmo que con un criterio poco consistente porque los magistrados no dicen que para eso si hayan contado con elementos de prueba para “medir” dicho impacto y que exigen en otros casos.

 

“esta Sala Superior no pasa por alto que las declaraciones analizadas del Presidente de la República Vicente Fox Quesada, se constituyeron en un riesgo par la validez de los comicios que se califican en esta determinación, que de no haberse debilitado su posible influencia con los diversos actos y circunstancias concurrentes examinados detenidamente, podrían haber representando un elemento mayor para considerarlas determinantes para en el resultado final, de haber concurrido otras irregularidades de importancia que quedaran acreditadas..” (pag. 202 y 203)

 

De una forma, al parecer cien por ciento subjetiva, los magistrados aseguran que las injerencia de Fox no fue determinante porque hubo ciertas atenuantes tales como:

 

- La tregua navideña (suspensión de propaganda) ordenada por el IFE en las fiestas decembrinas

- Acuerdo de neutralidad, en donde el IFE exigía a los funcionarios no meterse en el proceso

- Suspensión de ciertos spots ordenada por la Suprema Corte

 

Sin embargo, los magistrados, tampoco explican cómo midieron qué tanto dichas “atenuantes” ayudaron a contrarrestar el efecto de la campaña mediática y discursiva del Presidente.

Queda la impresión de que sólo se basaron en su opinión.

Así pues, el Tribunal vuelve a caer en la misma contradicción. Si pudo calificar la influencia que “tuvo” o en este caso “no tuvo” cierta propaganda ilegal, pudo haber hecho lo mismo en otros casos como en el de los spots de los partidos.

En otras palabras ¿en qué quedamos? ¿Había elementos para medir el impacto de las campañas negativas o no? ¿Si los había, por qué no calificaron en todos los casos si la propaganda negativa cumplió su efecto? ¿Si nos lo había, como es que sí pudieron calificar que en ciertos casos “no fue determinante”?

Y es que si el propio Tribunal advierte que aun los elementos científicos de prueba tales como encuestas no serían totalmente “definitorios" ¿sí lo puede ser su criterio personal?

 

 

ES QUE FOX NO QUERÍA A AMLO DESDE ANTES…

 

 

Otro ejemplo de poca coherencia es cuando el Tribunal da a entender que las declaraciones del Presidente no son tan graves porque él y Andrés Manuel López Obrador ya estaban peleados desde antes.

 

Las declaraciones se produjeron también en un ambiente de confrontación personal entre el titular del Ejecutivo Federal y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal (después candidato a Presidente de la República)… que produjo constantes roces e intercambio de críticas.. que continúo durante el proceso electoral” (pag. 187)

 

Por supuesto que lo que dice el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación es cierto. Lo grave es que al órgano encargado de la justicia electoral no tiene necesariamente porqué importarle lo qué pase entre dos actores políticos fuera de tiempo electoral, pero sí durante éste.

El hecho de que el Presidente del País tenga una confrontación personal con un candidato y la exprese a través de declaraciones que violan la Ley es un claro signo de inequidad que no debe medirse por los actos realizados en tiempos “no electorales”, puesto que para ellos no aplica la misma legislación.

 

 

CONCLUSIÓN: LA OBLIGACIÓN DEL TRIBUNAL

 

La verdad es que el Tribunal pudo haber contado con cientos de elementos con los que sí contaron los propios partidos, los publicistas, las televisoras y hasta la opinión pública en general.

Resulta increíble cómo los magistrados se detienen ante la supuesta carencia de elementos tan básicos cómo la lista de canales o los horarios de transmisión de los spots, siendo que es algo tan fácil de conseguir con un servicio de monitoreo o con una solicitud a las televisoras.

Lo mismo sucede con las encuestas para medir qué tanto afectó o no cierta propaganda al proceso. Si algo sobró en este proceso electoral son encuestas y para muestra está la página (opinamexico.org) que concentró todas aquellas que se hicieron con metodología avalada por el propio IFE.

Muchas de ellas reflejaron paso a paso cómo iba cambiando la intención de voto así como las razones de dicho movimiento y la percepción del electorado sobre ciertos conceptos.

Esa información es fácil de “cruzar” con la temporalidad de la difusión de cierta propaganda además de que en varias encuestas periodísticas, se hicieron preguntas específicas referentes a los efectos de muchos de los casos analizados por el Tribunal.

Es decir, el Tribunal contaba con bastante información pública, si es que no hubiera querido (como no quiso) proveerse exprofesamente de más datos para analizar los cosas que tenia enfrente.

Y es que si hubiera querido pudo haber contratado encuestas especiales para analizar lo que necesitaba o bien expertos asesores en comunicación, publicidad y propaganda política.

Este comentario no es ocioso ya que al mismo tiempo que afirma no tener elementos para medir el impacto de cierta propaganda, el Tribunal no tiene empacho en sí basarse en “su experiencia”.

Por ejemplo, en el caso de los spots sancionados por el IFE, el Tribunal alude a la experiencia de los magistrados y no a encuestas o sondeos profesionales de opinión, para estimar que causaron “perjuicios mínimos”.

Así lo dicen:

 

“La experiencia evidencia que la sentencia o resolución que determina la ilegalidad del promocional produce un efecto inverso sobre los electores, quienes advierten el vicio en que se incurrió con esa publicidad” (pag. 77)

 

El problema es que los magistrados no dicen en “qué experiencia” se basan pero queda claro que no fue la de expertos contratados ex profeso como suele hacerse en juicios legales para verificar aspectos técnicos.

En los 10 años de existencia del Tribunal, no ha habido otra elección federal como ésta, así que quién sabe a qué experiencia se refieren.

Ahora que tal vez algunos podrían decir que la experiencia ahora sí evidencia que los actores políticos pueden violar la Ley Electoral sin problema porque es más fácil que no pase nada a que haya una sanción.

Desde luego puede argumentarse que el Tribunal no tenía la obligación de buscar las pruebas sino sólo de juzgarlas y que dicha obligación pertenecía a la parte demandante.

Me queda claro, por el proceso en general, que la Coalición por el Bien de Todos, que fue al final, la parte más afectada, no supo estar a la altura de las circunstancias e hizo legalmente un trabajo sumamente deficiente en su defensa.

Si hubieran peleado hábilmente en los Tribunales lo que vociferaban en las calles, tal vez otra cosa hubiera sido para su causa.

Sin embargo, ahí también hay una trampa al tratar de justificar de toda responsabilidad al Tribunal y esto básicamente por dos elementos:

 

1.- EL TRIBUNAL SE DESLINDÓ DE BUSCAR PRUEBAS.

 

El propio Dictamen establece con claridad cómo la Coalición por el Bien de Todos le solicitó a los magistrados recabar ciertas pruebas (pag. 43).

El Tribunal admite que ellos sí podían recabar dichas pruebas si la Coalición presentara la solicitud como parte de las impugnaciones de la Elección. Ahora, todo eso sí sucedió.

Sin embargo, el Tribunal afirma que unilateralmente valoró que muchas de esas solicitudes no tenían que ver con la parte de las impugnaciones sino con la parte de la validez y calificación definitiva de la Elección.

Agrega, que desde su punto de vista, en esa parte de su función, ellos ya no tienen que recabar pruebas, así que de esa manera se libraron de tener que hacerlo.

 

2.- EL TRIBUNAL SI TENIA LA FACULTAD DE BUSCARLAS.

 

Aun así, en el debate que se dio en el tiempo postelectoral en varios espacios mediáticos, diversos especialistas en derecho electoral, coincidieron en que el Tribunal sí tiene la facultad de recabar pruebas.

Si bien, los especialistas señalaron que no necesariamente tiene la obligación, enfatizaron que sí puede hacerlo.

Y aquí la pregunta es ¿por qué no lo hizo?

Ante todo, el mandato del Tribunal es con la ciudadanía.

Su obligación es dar certeza a todos los ciudadanos de que la elección fue totalmente válida y que cumplió con las condiciones de limpieza, transparencia y equidad que le marca la Ley. Eso, no lo hizo.

Y pudo haberlo hecho, con tal sólo allegarse los elementos necesarios para valorar más “objetivamente” y con criterios científicos y medibles la situación.

En todo caso, ante la imposibilidad (o falta de voluntad) para tener dichos elementos, debió haber dicho “no podemos saber qué tanto influyeron dichos factores”.

Pudieron haber dicho: “declaramos la validez de la elección ante la imposibilidad de medir si dichos elementos fueron determinantes para declararla no válida”.

Pero eso es muy distinto a decir: “no podemos medir si la propaganda ilegal fue determinante o no y por eso mismo declaramos que no lo fue”.

No importa por quién hayamos votado. No se trata de apoyar a algún candidato porque para eso fueron las campañas. Se trata de nosotros, los ciudadanos.

Se trata de nuestro País, de nuestra democracia. Se trata de que la defensa por unas instituciones dignas no se quede en slogans.

Se trata de haya ganado quien ganado y haya perdido quien haya perdido, parece que la democracia con equidad y limpieza nos sique quedando lejos.

LA CALIFICACIÓN ELECTORAL BAJO LA LUPA

Sin necesidad de ser abogado, cualquiera que haya leído el Dictamen de 309 páginas con el que el Tribunal Electoral validó la elección y nombró a Felipe Calderón Presidente Electo se dará cuenta de las obvias y múltiples incongruencias que presenta.

Yo ya lo leí y próximamente podrán leer mi análisis aqui en Mediatizando.

Por lo pronto, AMLO da a entender que el sábado se retirará ya y le dará por fin un respiro a la Ciudad. Lo malo es que para el sexenio que viene, no se ve un panorama tan optimista. Entre otras cosas, porque el TRIFE no nos pudo dar certeza total (como analizaré) de quién ganó la Elección.

CARTA DE AMLO A LOS CIUDADANOS

CARTA DE AMLO A LOS CIUDADANOS

López Obrador nos dirigió esta semana a los ciudadanos una carta, en donde trata de lograr que se le comprenda por las acciones de resistencia civil que ha emprendido.

 

Texto íntegro


Amigas y amigos:


Como es del conocimiento de ustedes, luego del 2 de julio iniciamos acciones de resistencia civil pacífica para hacer valer el voto ciudadano y la democracia, ante la intención de nuestros adversarios de imponer al candidato del PAN en la Presidencia de la República.


Estas acciones han provocado molestias a mucha gente, sobre todo, a quienes pierden más tiempo en sus traslados por la instalación de campamentos en el Zócalo y en las calles de Madero, Juárez y el Paseo de la Reforma.


Así como ofrecemos sinceras disculpas a quienes se ven afectados, también decimos que nuestros adversarios han echado a andar en los medios de comunicación una campaña de desinformación y de linchamiento, dejando de lado, de manera hipócrita, la verdadera causa del problema. Se han dedicado, únicamente a cuestionar las acciones que llevamos a cabo, pero callan sobre el fondo del asunto.


Por eso me dirijo a ustedes para darles a conocer, de manera directa, nuestros argumentos y razones:


1. En la pasada elección presidencial, realmente, nos enfrentamos a un grupo muy poderoso de privilegiados, que son los que verdaderamente mandan en México.


2. Para ellos, nuestro proyecto alternativo de Nación es inaceptable. No quieren, por ningún motivo, que haya un cambio en la actual política económica y, mucho menos, que se procure el bienestar de la mayoría de los mexicanos.


3. Este grupo de intereses creados hicieron todo para impedir nuestro triunfo. Pero ni la manipulación, ni la guerra sucia, ni el dinero les permitieron ganarnos limpiamente. Por eso tuvieron que recurrir el día 2 de julio a la falsificación de actas y alterar burdamente los resultados.


4. Aunque la campaña en contra versa sobre nuestra terquedad e intransigencia, lo cierto es que desde el principio hicimos una propuesta mínima, sencilla y racional, para salir del conflicto en el que nos metieron. Inclusive, en una carta le plantee al candidato del PAN que, si aceptaba el recuento de todos los votos y él salía triunfador, nosotros íbamos a dejar de convocar a movilizaciones.


5. Sin embargo, nuestra propuesta de voto por voto, casilla por casilla, ha sido rechazada. Actualmente, el Tribunal, sólo aceptó abrir el 9 por ciento de las casillas a pesar de que presentamos pruebas de irregularidades o errores aritméticos en 72 mil actas de escrutinio. 6. Lo cierto es que no aceptan la propuesta de transparentar el proceso electoral porque el candidato del PAN no ganó la elección presidencial y ellos lo saben. El que nada debe nada teme. Lo más lamentable es que quieren imponerlo a como dé lugar.


7. Ante esta situación, como se comprenderá, no podemos quedarnos con los brazos cruzados, tenemos la obligación de defender la democracia y todo lo que ello implica.


8. La verdad es que no queremos dañar a nadie, pero nos han obligado a hacer uso de nuestros derechos ciudadanos y llevar a la práctica acciones de resistencia civil pacífica.


9. Permitir la imposición significa aceptar que la democracia es una farsa y que unos cuantos van a seguir decidiendo, de acuerdo a sus intereses y conveniencia, el destino de la mayoría de los mexicanos. En el fondo, quieren que aceptemos sin chistar la desigualdad, la pobreza, el desempleo, la migración, los salarios de hambre, el cierre de espacios para los jóvenes en universidades públicas, la aprobación del IVA en alimentos y medicinas, la privatización de la seguridad social, de la industria eléctrica y del petróleo; y permitir que den el golpe definitivo a millones de productores con la libre importación de maíz y fríjol del extranjero. En fin, con la imposición no habrá remedio para los males de muchos mexicanos.


10. Por eso me dirijo a ustedes, para explicar nuestras razones. No importa que no hayas votado por mí o que no estés de acuerdo con nosotros, queremos que conozcas, de manera directa, nuestro punto de vista. Y si compartes nuestra manera de pensar y de ser, ayúdanos a dejar a salvo la democracia, que para muchos mexicanos es un asunto de sobrevivencia.


Si quieres y si puedes, te invito a la asamblea extraordinaria que llevaremos a cabo el domingo próximo, a las 11 de la mañana, en el Zócalo de la Ciudad de México.


Un saludo fraterno


Andrés Manuel López Obrador


Candidato a la Presidencia de la República de la Coalición Por el Bien de Todos

 

SE VOLVERÁN A CONTAR CUATRO MILLONES DE VOTOS

El Tribunal Electoral rechazó hoy la petición de la Coalición por el Bien de Todos de contar voto por voto de todas las casillas del País.

Sin embargo, en una victoria para ellos, si autorizó que se vuelvan a contar los votos de 11 mil 839 casillas en 149 distritos de la Nación.

Esto es algo inédito, y representa casi el 10 por ciento de las casillas totales en poco menos de la mitad de los distritos del País.

A un promedio de 350 votos por casilla, que es lo que estiman los expertos, significa que se volverán a contar más de cuatro millones de votos, mientras que la diferencia entre Calderón y López Obrador, según el IFE fue de apenas 243 mil 934 votos.

Por lo tanto, es algo bueno para la Coalición. El PRD debe celebrar y no radicalizarse porque no les concedieron el voto por voto en todas las casillas. El IFE, en tanto, es el claro perdedor de este fallo y el PAN en el fondo debe estar preocupado.

CANDIDATOS MINIATURA

CANDIDATOS MINIATURA

Por algo los electores no dejamos que ninguno ganara con claridad y los dos tuvieron casi el mismo número de votos.

Los dos candidatos principales a la Presidencia de la República han evidenciado que son muy, pero muy pequeños y no tienen la estatura política y moral que requiere el País.

México requiere un Estadista y ninguno de los dos abanderados, Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón, ha mostrado, si quiera, parecerse a uno.

El resultado de la Elección (según los datos del IFE) pareció decir que los electores pensamos que de los dos no se hace uno. Que mejor se pongan de acuerdo para gobernar juntos.

Y es que para empezar los dos se han declarado Presidentes sin esperar al fallo del Tribunal Electoral.

Lo hicieron desde la noche del 2 de julio. El primero fue AMLO y minutos después lo hizo Calderón bajo la excusa infantil de que “el otro candidato lo hizo primero”.

Hasta la fecha lo siguen haciendo. López Obrador dijo en una entrevista que él es el Presidente y Calderón fue al TRIFE a decirles que ya lo nombraran a él porque él ganó y punto.

Ambos han estado presionando con distintos medios al Tribunal Electoral para que se de el fallo que quieren.

Ambos hacen falsos llamados a la concordia pero siguen en actitud de guerra. Ni a uno ni a otro les ha importado verdaderamente la gente que no votó por ellos.

López Obrador le ofrece disculpas por los bloqueos a los que no votaron por él, pero luego, luego, les dice que “ni modo”, que hay que aguantar.

En tanto, Calderón sale en la tele diciéndoles a quienes no votaron por él que quiere ganarse su confianza, para enseguida escupirles en la cara que él ya es Presidente porque ganó la elección.

Ambos se han visto mañosos e inseguros de sus propios argumentos.

López Obrador ha estado estirando el límite de la estabilidad política, bajo la excusa de un presunto fraude, sin embargo, él mismo cambia y cambia de argumentos, dando a entender que no tiene pruebas claras.

Calderón dice estar seguro de que él ganó limpiamente la elección, pero se niega constantemente a pronunciarse por un recuento voto por voto y su mismo partido impugnó varias casillas como si desconfiara también de que los resultados fueron totalmente claros.

López Obrador se ha visto en los últimos días, justo como lo pintaban sus opositores: alguien que decide sacrificar la Ley con tal de lograr sus fines políticos y que piensa que con movilizar a la gente no hace falta dar argumentos sólidos.

Calderón se ha retratado también como lo mostraban: un alfil de las televisoras y los grandes grupos de poder, quien ha dejado que ellos y el Gobierno salgan a dar más la cara por él, que él mismo.

No sé en qué acabará todo este conflicto postelectoral. Pero gane quien gane, los hechos nos hacen estar poco optimistas de que el próximo Presidente, sea quien sea, pueda conducir este País con madurez, inteligencia  y honestidad.

¿LA MADRE DE TODOS LOS COMPLOTS O LA APUESTA MÁS TONTA?

¿LA MADRE DE TODOS LOS COMPLOTS O LA APUESTA MÁS TONTA?

López Obrador ya ha pasado por esa situación en donde tiene a gran parte de la opinión pública encima, él denuncia complot y, al final, sale adelante.

 

Hay varios ejemplos, como el caso el Paraje San Juan y los videescándalos, pero quiero enfocarme en los tres en donde más claramente se ha demostrado que tenía razón.

 

1.- López Obrador parecía loco, argumentaba complot y tomaba actitudes irracionales.

 

Cerca de medio millón de personas marcharon en la Ciudad de México en contra de la delincuencia. AMLO descalificó la marcha y dijo que la gente había sido manipulada contra él por la derecha.

 

Nunca mostró pruebas y sólo insistía en su cantaleta.

 

Al final, un spot del candidato del PAN  en la campaña afirmaba que “medio millón había marchado contra él”, aceptando, meses después, que sí había habido una intención política en el caso.

 

2.- López Obrador parecía loco, argumentaba complot y tomaba actitudes irracionales.

 

Se le quería quitar el “fuero” de Gobernante porque su gobierno había violado una orden para suspender trabajos de construcción en un terreno de Santa Fe. Él denunció un complot de la Presidencia y sus enemigos.

 

Nunca mostró pruebas y sólo insistía en su cantaleta.

 

Al final, quedó clarísimo que la misma PGR y el PAN estaban metidos en el asunto y el Presidente Fox terminó corriendo al Procurador Rafael Macedo de la Concha por el caso.

 

3.- López Obrador parece loco, argumenta complot y toma actitudes irracionales.

 

Argumenta que hubo fraude en la Elección y que participó el IFE y el Gobierno Federal. Que él ganó y le robaron su victoria.

 

Al final, no sabemos en que terminará el asunto.

 

¿Será que la Historia le dé la razón? ¿Será que al final sus adversarios cometan alguna torpeza y le den, como en las otras ocasiones, los argumentos que al él la faltan?

 

¿Será, en cambio, que la tercera sea la vencida y esta vez la suerte no corra a su favor?

¿Será que esta ocasión no hubo complot y él sólo destruye su capital político sin ton ni son?

 

Quién sabe. Por alguna razón, AMLO siempre parece arriesgarse y jugársela a la suerte en vez de esforzarse en actuar más prudentemente y dar pruebas de sus acusaciones.

 

Dos veces le ha salido, pero tal vez ahora no le salga.

 

De lo que no cabe duda, es de que ésta es su apuesta más arriesgada y se juega más que nunca (no sólo él sino el País) de por medio.

¿EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS?

¿EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS?

Cuando el PAN aprobó la "Ley Televisa" para que a Calderón lo "trataran bien" en televisión, la analista Denisse Dresser escribió un artículo titulado "Así no, Felipe".

 

Ahora es Miguel Ángel Granados Chapa quien le escribe a López Obrador su columna "De ese modo no".

 

Ambos artículos hablan de "la forma" para buscar un fin legítimo, la Presidencia. El primero, trataba del apoyo de Calderón a una Ley calificada por muchos como nociva para el País. Ahora, se trata de los bloqueos de AMLO.

 

Y es que a López Obrador sus métodos comienzan a generarle bastantes críticas aun entre la gente que lo ha apoyado.

 

Este es un fragmento de la columna en Reforma de Granados Chapa, quien a pesar de haberse mostrado como simpatizante de la causa de López Obrador critica ahora sus procedimientos:

 

"asegurar el derecho a la justicia electoral no autoriza a nadie a atropellar otros derechos, tan legítimos como aquéllos y que conciernen a ciudadanos tan dignos de respeto como quienes protestan por la situación posterior a la jornada electoral.."

 

En un sentido similar, los escritores izquierdistas Carlos Monsiváis, Rolando Cordera, Adolfo Sánchez Rebolledo y Jenaro Villamil le envían una carta a AMLO en el periódico La Jornada, que transcribo a continuación:

 

"Estimado Andrés Manuel López Obrador: El plantón emprendido por la coalición Por el Bien de Todos, declarado por usted, es una protesta justa, pero no puede ni debe convertirse en un agravio para la ciudad de México al transformarse en un bloqueo de vialidades públicas y afectar a tantos. El bloqueo, no el plantón, es un hecho de insensibilidad profunda que lastima una causa que es de muchísimos. ¿Cómo se puede presionar a los poderosos con algo que en primera y última instancia perjudica a las clases populares? ¿Cuál es la lógica de estos campamentos sobre el arroyo vehicular que provocan tanta indignación?

 

Como dice muy bien el editorial de La Jornada, "esta forma de lucha sería inobjetable y legítima si la presencia de los manifestantes se limitara a aceras, camellones y áreas no vehiculares, y no impidieran el libre tránsito a los ciudadanos. Pero la colocación de los campamentos en las vialidades constituye, además de un error político que dará munición a los críticos del movimiento y les enajenará voluntades y simpatías ciudadanas, un atropello a los derechos de terceros que deben ser tutelados y garantizados por el gobierno capitalino".

 

Si no quieren desvirtuarse, las causas legítimas y legales no deben imponerse sobre una ciudad y sus habitantes, y es injusto lastimar primero a los capitalinos, y sus autoridades, y dejar para más tarde la confrontación con los responsables de ese magno fraude que se inició con el desafuero. No le hallamos sentido a esta agresión deliberada a los derechos de trabajadores, automovilistas, pasajeros y choferes de autobuses y taxis. No vemos de qué modo se avanza en la justicia electoral si en el camino se ofende sin razón a una sociedad. No se puede reducir un movimiento nacional a un problema grave de vialidad. No se puede dejar en segundo plano la marcha más grande de la historia de la ciudad de México.

 

Insistimos: el plantón no es la afrenta, sino el estrangulamiento de calles y avenidas.

 

Atentamente:

Rolando Cordera, Carlos Monsiváis, Adolfo Sánchez Rebolledo y Jenaro Villamil"

 

Durante la campaña, ambos candidatos recurrieron a formas bastante criticables para buscar sus objetivos. Esto sigue sucediendo.

 

La diferencia, tal vez, está en que a AMLO sus métodos sí le están costando distanciamiento y críticas de algunos de sus simpatizantes, cosa que parece no haber sucedido con Calderón.

 

Y no sólo me refiero a los periodistas sino a la población en general. A nivel de intelectuales, mi impresión es que los que apoyaron a Calderón, fueron poco críticos con él, con tal de que el panista lograra destruir a AMLO, su rival odiado.

 

Sin embargo, entre la población común creo que la razón es otra. Y es que para notar las "formas" de AMLO, basta quedarse atorado en el tráfico, mientras que para entender las de Calderón, hay que leer periódicos y no sólo ver televisión.

 

EN BUSCA DEL FRAUDE...

EN BUSCA DEL FRAUDE...

López Obrador radicaliza cada vez más sus movilizaciones en protesta de un fraude y en demanda de un recuento voto por voto de la elección presidencial.

 

Ahora, decidió quedarse en el Zócalo con sus simpatizantes, bloqueando además la circulación en el importante Paseo de la Reforma con campamentos de inconformes hasta que el Tribunal Electoral dicte el fallo de calificación de los comicios.

 

El punto es que todo lo que está haciendo, de esa manera, tan grande, tan radical, es en base de que en hubo un gran fraude, un fraude gigantesco, monumental.

 

Desgraciadamente, hasta ahora no hay evidencias de algo así y en cambio sí muchas de que más bien todos estos días AMLO se la ha pasado en búsqueda de ese fraude.

 

Así pareció con los primeros videos que presentó AMLO, donde hasta su propio equipo reconoció que eran pruebas poco contundentes y mal preparadas que dejaron peor imagen del tabasqueño en vez de beneficiarlo. López Obrador parecía tratar de aferrarse a cualquier prueba, por "chafa" que fuera, para probar el fraude.

 

Otra ocasión fue la terrible descalificación de López Obrador de la idea de "fraude cibernético". Y es que fue tremenda porque allí es, donde, desde mi punto de vista, se habían visto las pruebas más verosímiles.

 

Expertos físicos y matemáticos de la UNAM evidenciaron inconsistencias y cosas raras en la manera como fluyó la información en el PREP y en el cómputo distrital.

 

Un ejemplo clarísimo fue la incógnita de cómo es que en el cómputo distrital, Calderón y AMLO eran los únicos que se movían según llegaban los datos de diferentes estados, mientras que Madrazo, Campa, Mercado y los votos nulos permanecían casi inmóviles siempre casi en el mismo porcentaje, sin importar que entidades se contabilizaban. Algo matemáticamente imposible.

 

La solidez de los argumentos de los científicos de la UNAM quedó evidenciada cuando en un foro en el programa radiofónico de Carmen Aristegui, el propio director del PREP admitió que hubo muchas cosas "atípicas" en el conteo y ofreció crear una comisión para investigar esos "fenómenos".

 

Sin embargo, López Obrador en un segundo descalificó los argumentos y dijo en una entrevista con Miguel Ángel Granados Chapa que no había habido "fraude cibernético" como habían pensado primero, sino sólo fraude "a la antigüita" en las actas de las casillas. ¿Entonces todo el tiempo que invirtieron en convencer del "fraude cibernético"?

 

El colmo fue cuando la semana pasada en entrevista con Víctor Trujillo, López Obrador dijo que ahora sí estaba seguro de que había ganado la elección, que antes sólo tenía indicios. Entonces ¡¿por qué desde el principio a la gente sí le dijo que él había ganado?!

 

Estos ejemplos son sólo algunos de los que hacen ver que López Obrador más bien se la ha pasado en búsqueda de un fraude y no que tiene ya las evidencias para probarlo.

 

Ahora bien, eso no implica que no haya habido fraude y que no existan efectivamente muchas dudas. Eso lo tiene que definir el Tribunal. Pero sí me parece que la falta de coherencia de López Obrador hace que se esté jugando con fuego.

 

Yo, por ejemplo, sí soy partidario del recuento voto por voto porque creo que hubo muchas cosas raras. En una elección tan importante y cerrada cualquier cosa "atípica" puede haber inclinado la balanza lo suficiente como para que ganara un candidato y no el otro.

Además, es un hecho que el Presidente Fox y el Gobierno metieron su cuchara desde el principio en el proceso electoral.

 

También parece evidente, a juzgar por su agresividad postelectoral contra AMLO, que el IFE realmente nunca fue tan imparcial como debía serlo.

 

También es cierto que muchos creemos que las movilizaciones y la forma de protestar de López Obrador no corresponde ya a un régimen democrático y con libertades como el que creemos que hay ya hoy en día. Pero la grosera manipulación que hacen muchos medios de comunicación no hace sino reforzar la idea que tal vez no ha cambiado mucho desde el régimen todopoderoso del PRI.

 

Sin embargo, hay que decirlo claro: tal vez haya habido inconsistencias, tal vez haya habido errores, tal vez sí haya habido fraude. Pero algo es un hecho, no hubo un fraude monumental donde a López Obrador se le robaran 30 millones de votos.

 

La verdad es que, independientemente de lo sucio que jugaron muchos actores políticos y de poder en el País en su contra, López Obrador no ganó por su propia culpa.

 

Es un hecho que millones de personas votaron por Felipe Calderón y no votaron por AMLO porque él mismo no los supo convencer. Siempre se sintió siempre confiado de que iba a ganar sin necesidad de convencer a todos la población.

 

AMLO no ganó (al menos con claridad) porque nunca supo hablarle a otro sector que no fueran los pobres, porque nunca supo ni se esforzó lo suficiente en explicar a la clase media y alta que lo que se decía de él sobre que era un peligro no era cierto.

 

No ganó más simpatías porque cuando debía moderarse se radicalizó más y porque no supo escuchar a los buenos consejeros.

Perdió millones de votos porque fue incongruente, porque hablando de "moral" se rodeó de los más desprestigiados, porque hablando de "transparencia", él nunca la ejerció.

 

Entonces, tal vez hubo fraude o tal vez no. Esto debe aclararse totalmente.

 

Pero seamos sinceros, todo parece indicar que en caso de que lo haya habido, fue un fraude minúsculo de 250 mil votos y no de millones; y aun así les ha costado trabajo “encontrarlo”.

 

 

Que se disipen las dudas, que se recuenten los votos si es necesario. Pero sería bueno más madurez y prudencia de AMLO en lo que “encuentra” el fraude.

EL CURANDERO Y EL CIRUJANO PLÁSTICO

EL CURANDERO Y EL CIRUJANO PLÁSTICO
La foto es de cuando eran amigos (publicada por Reforma) y el artículo es de la excelente analista política Denisse Dresser que lo publicó el domingo en Proceso bajo el título de Médico vs. Curandero.
 
Está muy bueno y es un análisis de lo que sucedió en la elección, que vale la pena leer aunque esté largo.

Lo reproduzco y los invito también a leer dos post anteriores que tienen que ver con el tema: "Erase una vez un país dividido" y "¿A quién le damos el empleo?".

************

Una parte del país preocupada por su salud decidió. Una porción de ese México atribulado eligió. Fue a las urnas y de manera democrática rechazó el diagnóstico que ha hecho —desde hace años— Andrés Manuel López Obrador. El que percibe a la pobreza como cáncer terminal. El que subraya la desigualdad como tumor principal. El que promete una cirugía mayor para extirpar ambas. Rechazado por una pequeñísima mayoría electoral que prefiere seis años más de curitas que una operación incierta. Rechazado por quienes deciden continuar con el mismo doctor en lugar de cambiar de tratamiento. El 35.88% no quiso convertir a AMLO en su médico de cabecera. Pensó que traicionaría la consigna hipocrática: “No causar daño”. Creyó que empeoraría al país con el afán de curarlo.

Y sí, hubo guerra sucia. Y sí, hubo una campaña mediática y política orquestada por Vicente Fox. Y sí, hubo un uso equívoco de los programas sociales en ciertas zonas. Y sí, hubo errores criticables del IFE durante los últimos días. Y sí, Luis Carlos Ugalde merece ser condenado por su incompetencia y los consejeros electorales por su omisión. Y sí, Patricia Mercado le arrebató votos a la izquierda. Y sí, los gobernadores del Norte apoyaron a Felipe Calderón. Y sí, Elba Esther Gordillo también lo hizo. Y sí, el establishment político y económico del país cerró filas ante un médico de provincia que amenazaba con remodelar el hospital.

Pero el hecho innegable es que Andrés Manuel llevaba tres años con una gran delantera que dilapidó. Era su elección para perder y la perdió. Porque a lo largo de la campaña electoral, el político sagaz actuó como chamán. Se erigió en curandero. Se dedicó a ofrecer hierbas mágicas y pociones fantásticas y curas misteriosas. Prometió refundar al país y resucitarlo. Creyó —como Hipócrates— que casos desesperados necesitan remedios desesperados y se dedicó a ofrecerlos, pueblo tras pueblo, plaza tras plaza. Usó la esperanza de mejoría milagrosa como instrumento para ganar votos, para convencer indecisos. Creyó que bastaba anunciar la llegada de la salud, sin pensar con particular claridad cómo garantizarla.

Y para contender dijo muchas cosas lamentables; ofreció muchas prescripciones criticables. Fue doctor de pueblo ante enfermedades globales. Recurrió a las recetas de las tías viejas en vez de disponer del conocimiento de los expertos. Recurrió a la homeopatía en vez de usar los rayos X. Se paró ante México con un maletín lleno de instrumentos de los años 50, para enfrentar enfermedades económicas producto de los años 90. Se presentó como curandero ante una enfermedad terminal, y no explicó a cabalidad cómo lograría vencerla. Convocó a los espíritus del pasado en vez de diseñar las herramientas médicas del futuro.

Por ello los remedios que prometió resultaron más atemorizantes que la enfermedad. Para muchos electores, la peor cura para los males de México era la posibilidad de un presidente que no supiera escuchar. Que fuera renuente a aprender y pensara que no es necesario hacerlo. Que pensara más en cómo redistribuir que en cómo crecer. Que le apostara a la magia de Macuspana por encima de la medicina moderna. Que intentara sanar a México con sanguijuelas y pociones y rezos y buena fe. Que definiera quién merecía vivir y quién merecía morir. Un doctor milagroso que insistió en parecer peligroso.

Porque uno de los primeros deberes de un buen médico es educar a sus pacientes, prescribirles el medicamento correcto o saber cuándo no administrarlo. Las recetas de AMLO convencieron a algunos segmentos del electorado pero alienaron a otros. La campaña del miedo provocó una epidemia nacional porque López Obrador no se había vacunado contra ella. Al contrario, la alimentó con el discurso de la confrontación constante, con la retórica de la división incesante. El país de los privilegiados Vs. el país de los marginados. El México de los de arriba Vs. el México de los de abajo. Andrés Manuel no supo hablar de otra manera y eso lo hundió. No supo actuar de otro modo y eso lo debilitó. Perdió la elección mucho antes del 2 de julio.

Por su obcecación. Por su tozudez. Por no moderar sus posiciones cuando llevaba la ventaja suficiente en las encuestas para hacerlo. Por no atemperar sus posturas y deslizarse hacia el centro pragmático en lugar de atrincherarse en la izquierda recalcitrante. Por no reunirse con los grupos que más le temían antes de que comenzaran la guerra sucia en su contra. De haberse definido a sí mismo como un hombre poco peligroso, se hubiera vacunado ante esa acusación. De haber ofrecido algo menos radical que la amputación de las extremidades superiores, hubiera tenido más pacientes. No hay nada más estimable —según Voltaire— que un médico que ejerce su profesión con cautela y trata a ricos y pobres por igual. AMLO se negó a hacerlo y hoy 247,000 votos de diferencia son el resultado.

Andrés Manuel López Obrador le apostó a un pueblo enfermo y nunca entendió que, con él, no le alcanzaba para ganar. Porque hay una parte del país que sí prospera, aunque sea lentamente. Porque Andrés Manuel nunca entendió que al poner primero a los pobres, asustaba a todos aquellos que no se perciben así. A todos aquellos que no querían arriesgar, sino preservar. A todos aquellos que no querían refundar al país, sino conservar lo poco —o mucho— que han logrado acumular en él. No hay manera de curar a alguien que se cree en buena salud, y una porción del electorado cree que lo está. Allí va cojeando con su crédito, con su vivienda de interés social, con su carro pagado a plazos. El México relativamente pobre que se rehusa a admitirlo y a votar por alguien que lo clasifica así.

Pero esa porción del país que AMLO convenció no va a desaparecer tan sólo porque lo saquen a patadas del hospital. No va a guardar silencio tan sólo por los resultados del conteo oficial del IFE. No va a dejar de quejarse tan sólo porque Felipe Calderón ha sido declarado en ganador oficial. Ese México pintado de amarillo está allí, habitado por millones de mexicanos que confían en López Obrador. Le creen.

Y no es sólo por pobreza o ignorancia como muchos de sus detractores sugieren. Los que votan en su favor piensan que el diagnóstico que ha hecho del país es correcto. Piensan que no es posible seguir tomando aspirinas para combatir un cáncer. Piensan que no es deseable seguir tomando jarabe para la tos ante una pulmonía. Piensan que México necesita algo más que paliativos, algo mejor que placebos.

Y con ellos, AMLO convierte al PRD en segunda fuerza electoral. Con ellos, AMLO duplica el voto para la izquierda en tan sólo seis años. No es poca cosa y él lo sabe. Por eso peleará hasta el último momento; impugnará hasta la última casilla; disputará hasta el último voto. Ha construido un movimiento social y hará todo lo necesario para asegurar su supervivencia. De allí su cuestionamiento al proceso electoral y los resultados que arroja. De allí su posicionamiento poselectoral y los riesgos que entraña. Para existir, López Obrador tiene que pelear y seguirá haciéndolo. Hoy como candidato vencido, mañana como luchador social enardecido. Hoy como curandero rechazado, mañana como líder de un frente nacional.

Lo cual le hará la vida difícil a Felipe Calderón en las próximas semanas, en los próximos meses, en los próximos años. Y peor aún si persisten las dudas en torno al proceso electoral. Porque en política todo es percepción y la actuación del IFE ha contribuido a enturbiarla. Porque no hubo un fraude monumental, pero muchos mexicanos empiezan a creer que así fue. Porque la resistencia de tantos a contar los votos alimenta esa creciente convicción. Y peor aún: a lo largo de la campaña que lo llevó a ganar, Calderón nunca vio al país enfermo. Nunca pasó por la sala de cuidados intensivos. Nunca se asomó a la sala de emergencias. Nunca supo qué decirle a aquellos que no viven, sino sobreviven. En esta elección, Calderón fue un cirujano plástico. Y el pedazo del país que no votó por él le va a seguir exigiendo una operación quirúrgica mayor.

Mientras Calderón decide cómo reaccionar ante el otro México, López Obrador se encargará de radicalizarlo. De movilizarlo. De liderarlo a cada oportunidad. Y si no hay transparencia total en torno a cada voto que lo llevó a perder, lo hará con aún mayor vehemencia. Recorrerá el país como Jesús, diciéndole a cada uno de sus seguidores: “Levántate y anda”. Convocará a asambleas informativas, pidiéndole a sus apóstoles que no pierdan la fe. Continuará diagnosticando las enfermedades del país a las que ahora añadirá los síntomas del fraude. Y marginado de la política formal, es posible que sea más “peligroso” que dentro de ella. El líder que pudo haber sido doctor certificado, ahora convertido en curandero incómodo.

CALDERÓN GANA CONTEO; AMLO SIGUE LA LUCHA

CALDERÓN GANA CONTEO; AMLO SIGUE LA LUCHA

Con el 100 por ciento de las casillas computadas, Calderón ganó el conteo distrital de los votos, el que verdaderamente cuenta.

Ayer, desde la madrugada, cuando Calderón rebasó a López Obrador en los votos, el panista salió a festejar, reconoció a sus adversarios y llamó a la unidad, aunque, seguramente previendo lo que venía, llamó a sus simpatizantes a defender el voto.

Andrés Manuel López Obrador desconoció el resultado. Afirmó que impugnará y llamó a la gente "a una reunión de información" el sábado a las 5 P.M. en el Zócalo.

La verdad, para todos sería deseable que ya hubiera un ganador claro que todos aceptaran. Además, el juego de AMLO es ciertamente peligroso porque claramente quiere hacer una demostración de fuerza convocando a miles de personas.

Muchas de los simpatizantes de AMLO tienen un gran nivel de frustración y en este contexto dichas concentraciones masivas son riesgosas, además de que parecen un chantaje.

Sin embargo, hay que decir que López Obrador está en todo su derecho de impugnar la elección y no se está saliendo de la Ley.

Las voces que insisten en callarlo y en criticarlo por "no reconocer al ganador" no tienen razón porque legalmente aún no hay ganador. El único que valida la elección es el Tribunal Electoral y es también quien puede revertir incluso los comicios por impugnaciones.

López Obrador no se está saliendo de la Ley, sino al contrario buscando defender sus votos con todas las herramientas legales que tiene hoy la legislación mexicana.

Además, se equivocan quienes quieren hacer del IFE un ente casi divino y creen que no se le puede cuestionar "porque tanto nos ha costado construir instituciones confiables".

Antes, no se podía criticar al Presidente, la Virgen y al Ejército. Eso ya cambió. Pero, ahora algunos quieren poner en ese rubro al IFE. La verdad, es que, justamente, la normalidad democrática conlleva nuestra capacidad de cuestionamiento ciudadano, incluyendo al IFE.

AMLO está en todo su derecho y es mejor, por cierto, que impugne. Porque, reitero, a nadie nos conviene que en esta Elección queden dudas. Sobre todo si nuestro Presidente va a serlo con .6 por ciento de ventaja.

Claro, también sería bueno que López Obrador no sólo se preocupe por convencer a sus simpatizantes de que hubo irregularidades, sino sobretodo por tener las evidencias legales sólidas para comprobarlo, ahi sí, ante el Tribunal.

Porque, es cierto, sí han quedado varias dudas y sospechas (sobre todo en el manejo del PREP) pero hasta el momento no se ha visto algo contundente que parezca una prueba de que hubo un gran fraude ya en el conteo distrital.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ERASE UNA VEZ.. UN PAIS DIVIDIDO

ERASE UNA VEZ.. UN PAIS DIVIDIDO

Ya lo dice un estudio reciente de la Universidad de Emory en Atlanta. Está comprobado que cuando una persona es simpatizante incondicional de un candidato “no razona” y se guía sólo por emociones.

***************

¿Les ha pasado que hablan con alguien que no escucha? ¿Qué no importa que den argumentos y razones, parece estar obsesionado, y obsecado en lo que dice, sin pensar? ¿Qué no hay manera de lograr un acuerdo con él o ella?

A mí sí. Todo el día de hoy y toda la campaña. Así estamos. Polarizados, divididos. Y todo por la elección presidencial.

Según las encuestas, el país se dividió en dos: el norte es totalmente para Calderón y el sur totalmente para López Obrador. Además, los de clase media y alta están mayoritariametne con Calderón y los estratos socioeconómicos bajos con López Obrador.

La verdad, esa división no la crearon los candidatos. En realidad, ¡ya existía! ¡siempre ha existido! Ellos sólo la desenmascararon y además, irresponsable y peligrosamente, la exacerbaron.

Pero es perfectamente entendible y queda claro porque unos y otros votaron por cada uno. Unos votaron por miedo y otros por esperanza.

Unos votaron por miedo a perder lo que tienen (porque el candidato los engañó haciéndoles creer que el otro era un "villano" que destruiría la economía), los otros no tenían nada que perder, porque no tienen nada y votaron por la esperanza de obtenerlo (porque el candidato los engañó haciéndoles creer que de la noche a la mañana su situación cambiaría).

Haciendo un análisis serio de las campañas, es claro que los dos candidatos engañaron. ¿Por qué? Porque revisando (de manera informada) sus argumentos, es obvio que los dos usaron mentiras o "medias verdades" para convencer a la gente.

Sin embargo, si los candidatos fueron y aún son irresponsables (ambos se proclamaron ganadores a pesar del llamado del IFE a no hacerlo), nosotros no debemos serlo.

Gane quien gane, esto esto es una elección, no es un partido de futbol en donde al final del partido los jugadores cambian de playera, pero los “irracionales” fanáticos se agarran a golpes.

No nos confundamos. El País es nuestro y estos señores sólo son los aspirantes para que les demos el puesto de administrarlo. A cualquiera de los dos que gane, debemos exigirle cuentas y si no da el ancho, lo corremos como a cualquier empleado.

No nos confundamos. El partido no se gana cuando un candidato llegue al Poder. En realidad, allí empieza. El partido se gana cuando se logre vencer a los problemas del País.

Esta elección nos mostró cuál es el principal problema que estos señores tendrán que resolver: la pobreza y la desigualdad.

Y, por favor, la polarización, la irracionalidad y la falta de capacidad para escuchar no resuelve la desigualdad. De hecho ¡la agranda y la vuelve un elemento peligroso y un caldo de cultivo para la violencia!

Y PARA QUIEN QUIERA ESCUCHAR (aunque ya se dijo claramente): ¡No hay ganador en la elección! Ni siquiera con el PREP. Sólo lo habrá hasta que el IFE haga el conteo distrital de las urnas que inicia el miércoles y hasta que el Tribunal Electoral resuelva las probables impugnaciones.

Ese procedimiento es, ni más ni menos, lo que marca la Ley. Tengamos la madurez que los candidatos no tienen y esperemos a todo se resuelva como se debe.

¡ESO SÍ ES DEMOCRACIA!

¡ESO SÍ ES DEMOCRACIA!

Y nos fuimos a penales...

Hay empate en la elección presidencial entre el PRD y el PAN...

El Instituto Federal Electoral hizo real una de las cuatro posibilidades que había advertido que podría anunciar a las 11 de la noche: que no se puede dar un ganador hasta que se cuenten los votos.

 

LO POSITIVO: Como nunca habíamos vivido en plena democracia, estos escenarios nos parecen raros. Sin embargo, estos empates suceden en cualquier democracia avanzada, en donde, como debe de ser, un sólo voto puede decidir al ganador.

No es malo. Es bueno. Malo cuando ya sabíamos quien iba a ganar aun antes de votar. Esto es algo común en las democracias y debemos tener la madurez para manejarlo.

 

LO NEGATIVO: El país queda tremendamente polarizado y dividido. El encono seguirá hasta que se conozca el ganador, y esperemos que no, pero podría seguir gane quien gane todo el sexenio. El ganador tendrá a la mitad del país a favor de él y a la mitad de compra. Qué lamentable escenario.

No lo permitamos. Aprendamos a fomentar la unidad aun en medio de la diferencia. A escuchar y tolerar los otros puntos de vista y trabajar juntos aun siendo y pensando de manera distinta, por el bien de México.

 

 

¡¡MÉXICO ESTÁ VOTANDO...!!

¡¡MÉXICO ESTÁ VOTANDO...!!

Hace seis años, a esta hora, los encuestadores y los políticos ya sabían que Fox iba a ganar. La pregunta es ¿a esta hora, los encuestadores ya sabrán quien ganará hoy?

¡Qué envidia tener la información que a esta hora ya tienen los encuestadores! Ellos ya saben cómo van las tendencias y la gente común lo sabremos hasta las 8 de la noche.

 

RESUMEN DE LA JORNADA. El IFE reportó en su primer informe 430 incidentes electorales aunque ninguno es de gravedad.

En la jornada destacan:

- La tranquilidad y la jornada con incidentes menores. La gente ha salido a votar con normalidad. Se siente un ambiente de fiesta, de decisión. Los "focos rojos" que algunos prevían podrían encenderse como Oaxaca y Guerrero han estado en paz.

En Oaxaca, los maestros en paro decidieron desde ayer no interrumpir el proceso electoral. Si acaso, en Guerrero, por la situación con el crimen organizado que hay, 5 fueron ejecutadas antes de que abrieran las casillas y el alcalde de Acapulco tuvo que ir a votar con 30 guardaespaldas.

- La falta de boletas en varias "casillas especiales" (donde votan los que están de paso en un lugar que no es su ciudad o su zona). Ha sido problema en varias partes de la Ciudad de México y del País.

En Puebla, 70 granaderos liberaron a un funcionario electoral que había sido retenido en la Central de Autobuses por personas molestas porque se acabaron las boletas y en el DF, algunos inconformes bloquearon avenida Revolución por la misma razón.

- La aglomeración de gente en torno a los candidatos. Impresionante cómo la gente se arremolinaba en torno a los candidatos del PAN, Felipe Calderón, y del PRD, Andrés Manuel López Obrador. Los electores siguen polarizados hasta el último momento.

- La descalificación de Madrazo de la FEPADE. Al ir a su casilla, el candidato del PRI, Roberto Madrazo, afirmó que confiaba en el IFE pero no en la Fiscalía para Delitos Electorales porque sus fallos le han sido adversos a su partido.

- La reaparición del Subcomandante Marcos. El líder zapatista volvió a escena y encabezó una marcha contra las elecciones del Ángel de la Independencia al Zócalo, en donde también realiza un mitín.

 

¿QUÉ SE ELIGE? México está votando para escoger al próximo Presidente de la República. Además, hoy se eligen a los nuevos 128 Senadores y 500 Diputados del País.

También hoy se eligen tres gobernadores (Jalisco, Morelos y Guanajuato) y el Jefe de Gobierno del DF. Además estas 4 entidades y 6 más elegirán a sus legisladores de sus congresos locales.

 

INFORMACIÓN GENERAL:

Hay 130, 500 casillas en todo el País. Si aun no sabes cuál es la tuya, llama a IFETEL 01 800 433 2000 o entra a la página del IFE.

- Las casillas se cerrarán a las 6 PM.

- A las 8 PM (tiempo del centro) las televisoras podrán salir al aire diciendo quién ganó la elección según sus encuestas si es que sus tendencias les permiten ubicar a un ganador.

- A las 8 PM también iniciará el PREP, el sistema de resultados rápidos del IFE a través de Internet con los primeros resultados oficiales.

- A las 11 PM, el IFE revelará oficialmente al ganador, según su sistema de conteo rápido de más de 7 mil casillas. En este mensaje el IFE podrá decir 4 cosas:

+ Se anuncia al partido o candidato ganador

+ Se anuncia que la distancia entre el 1er y 2do lugar es muy corta y aún para indicar un ganador en ese momento.

+ Se anuncia que se requieren 2 horas más para dar una tendencia.

+ Se anuncia que no fue posible recabar la información estadística para hacer un anuncio sobre las tendencias.

 

ESTE BLOG FORMA PARTE DE "MIRADA PÚBLICA" LA COBERTURA CIUDADANA DE LA ELECCIÓN  POR INTERNET.

 

¿A QUIÉN LE DAMOS EL EMPLEO?

¿A QUIÉN LE DAMOS EL EMPLEO?

ADVERTENCIA: Sí, es un post largo pero vale la pena leerlo en esta semana antes de que votes.

La verdad, tenemos dos buenos candidatos. En realidad, sus plataformas no son tan diferentes como nos han querido hacer creer y cualquiera de los dos que gane, será mucho mejor gobernante que nuestro Presidente actual, Vicente Fox. El domingo es la elección presidencial en México y el país está dividido como nunca.

Particularmente, la población se ha polarizado en torno a los dos candidatos punteros: Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón. Vale la pena revisar quienes son estos señores qué quieren que los contratemos para administrar en nuestro nombre nuestro país durante seis años.

En realidad, si hacemos un análisis con la cabeza fría, veremos que los dos tienen defectos, como todo ser humano, pero también aciertos. Lógicamente, tienen diferencias, pero, también coincidencias. Y, de hecho, mucha de la propaganda y del ruido electoral no tiene nada que ver con sus verdaderos puntos de desencuentro o similitud.

Si nos guiamos por tres excelentes libros que tenemos a la mano ahorita en la campaña (Diálogos por México, En negro sobre blanco y Uno de Dos) podemos cotejar más objetivamente sus biografías y plataformas políticas. En los dos primeros, los candidatos responden a preguntas sobre sus proyectos y en el otro, Carmen Aristegui los entrevista sobre sus trayectorias.

Veamos: tanto AMLO como Calderón hablan de la economía como el principal problema del País. En realidad, aun el panista tiene una campaña de Oposición en el sentido de que reconoce que no se han generado empleos y que los ingresos de los mexicanos están por los suelos.

Ambos reconocen que la inversión y el empleo es lo que sacará al país de la pobreza, pero admiten que mientras eso se logra deben darse fuertes apoyos del Gobierno. Los dos tienen una política "de izquierda" al reconocer que el Estado debe tener un papel muy importante en dar servicios gratuitos a la gente y subsidios a los pobres.

Los dos proponen una economía de libre mercado que respete los equilibrios macroeconómicos pero que tenga responsabilidad social a través de los programas de ayuda para los pobres. Es decir, la misma política que supuestamente han aplicado los gobiernos de Salinas, Zedillo y Fox.

Si acaso, hay una cuestión de matices en su modelo económico. Probablemente López Obrador impulse más programas sociales y gaste más en la ayuda a los pobres que Calderón. Sin embargo, no es una cuestión de fondo. Es mentira que sean modelos económicos distintos.

Tal vez algunas de las verdaderas diferencias entre los candidatos estén en lo personal: en su carácter, en su trayectoria, y en la manera de resolver los problemas.

Calderón es un hombre técnico y práctico. Es bueno para negociar. Suele hacer planes y hojas de ruta de a dónde quiere llegar y los pasos qué necesita para lograrlo. López Obrador también es buen negociador, pero confía más en su intuición política. Sabe improvisar mejor y moverse hacia el lugar adecuado sin necesidad de haberse sentado a prever los escenarios.

Ambos tienen una trayectoria de lucha en la oposición. Uno (AMLO) viene de la lucha social en la calle y otro (Calderón) de una amplia trayectoria dentro de la vida institucional de su partido. Los dos han dirigido con buenos saldos sus respectivos partidos (PRD y PAN). Ambos han demostrado su independencia al renunciar a sus respectivos jefes políticos, al considerar dañada su visión política.

Yo creo que los dos son honestos en su intención de sacar al país adelante y en su visión de cómo lograrlo. Sin embargo, tal vez la mayor diferencia de todas está en el diagnóstico que hacen de las causas de los problemas del País.Y es que para Calderón el problema del País, sólo es técnico. Es solamente cuestión de implementar el programa adecuado.

Para López Obrador, la desigualdad de México, no es sólo un asunto técnico sino ético. Piensa que muchos de esos proyectos económicos o políticos han fracasado, no por deficiencia técnica, sino por corrupción. Esta diferencia de visión es fundamental porque los lleva por caminos distintos.

Calderón piensa que puede solucionar los problemas del País aplicando los procesos técnicos adecuados sin tener que meterse necesariamente con los poderes fácticos, con los "poderosos" como dice AMLO.

Para López Obrador, esto, en cambio, es fundamental. Él piensa que el País necesita una limpia ética, empezando por el ejemplo que se dé desde la Presidencia. Cree que el país no puede mejorar si no se combate la corrupción y se acaba con los privilegios indebidos que tienen unos cuantos en contra de la inmensa mayoría que vive en pobreza.

Por eso, AMLO habla tanto, por ejemplo, de la compra de Banamex por Citybank por más de 12 mil millones de dólares en donde por una maniobra legal no se pagó ni un sólo peso de impuestos. El candidato admite que fue legal pero sostiene que fue inmoral que eso suceda en un país tan pobre.

En cambio, la actitud de Calderón frente a la llamada "Ley Televisa" en donde se vio claramente que su partido pactó en plena campaña con la televisora para aprobar una legislación considerada por muchos como nociva para el País, hace ver que el panista no piensa tocar "ni con el pétalo de una declaración" a los empresarios poderosos.

CONCLUSIÓN

¿Quién sabe? Tal vez Calderón tenga razón. A lo mejor el país puede salir adelante sin necesidad de atacar la corrupción o priviegios de algunos poderosos del País. Tal vez en su afán de "unidad nacional" debe pensar que es mejor tenerlos como aliados que como enemigos.

¿Será? Tal vez es una jugada arriesgada porque Fox ya intentó eso y los resultados no son nada alentadores.

Por el otro lado, tal vez López Obrador es el que tiene razón en que el País no mejorará si no se combaten también las irregularidades y los privilegios que han tenido por siempre un pequeño grupo de personas, tal vez pactar con esas fuerzas no hará sino poner al Gobierno de nueva cuenta en una situación con poco margen para gobernar.

¿Será? el riesgo aquí está en que dichos grupos de poder reaccionen en su defensa con virulencia, afectando al Gobierno y retrasando más el desarrollo del País, además de que por su "causa ética", López Obrador tome un perfil de liderazgo dominante poco sano.

En todo caso, la respuesta a esas preguntas podrá definir por quién votamos. Pero, algo es cierto, López Obrador y Calderón se conocen bien y trabajaron bien juntos como líderes de sus partidos. Incluso, como narra el propio Calderón en libro "Uno de dos", él fue a comer tamales a casa de AMLO y el propio perredista lo llamó para expresarle su apoyo cuando renunció al gabinete de Fox.

Ellos son políticos profesionales. Mañana la campaña terminará y el 2 de julio, uno ganará. El 1 de diciembre, que uno de ellos tome el poder, seguro se sentarán a negociar como buenos políticos.

En cambio, los ciudadanos quedaremos polarizados y divididos. No lo permitamos. Aprendamos a tener la cabeza fría y a expresar nuestras diferencias con madurez. No es un partido de futbol, son campañas políticas. Y el 1 de diciembre, ¡a exigirle cuentas a el que sea que gane! como ciudadanos, y no como consumidores; como electores, y no como fanáticos.

SI MADRAZO FUERA AUSTRALIA...

SI MADRAZO FUERA AUSTRALIA...

Después de ir perdiendo con Japón 1-0 hasta 7 minutos antes del final, Australia logró heroicamente remontar el marcador y terminó ganando 3-1 en su primer partido en el mundial de Alemania.

 

Viendo las recientes encuestas, me imagino que el candidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo, debe soñar con que le pase algo similar. Pero, francamente, no lo creo.

 

Y es que, en la recta final del partido, a tres semanas de las elecciones, Madrazo sigue en tercer lugar de las preferencias de los votantes. Así están las últimas encuestas reveladas esta misma semana en porcentajes de intención de voto:

Reforma: López Obrador, 37, Calderón, 35, Madrazo, 23.

Consulta Mitofsky (Televisa): López Obrador, 35; Calderón, 32, Madrazo, 28.

Milenio Diario: López Obrador, 34.2; Calderón, 31; Madrazo, 29.6.

El Universal: Calderón, 37; López Obrador, 34; Madrazo, 22.

 

En tanto, ante su desplome con el escándalo de su cuñado, Calderón hizo lo que tanto criticaba de López Obrador: descalificar las encuestas en las que no va arriba. Particularmente, censuró la de Milenio, por decir que la encuestadora María de las Heras es esposa del priísta César Augusto Santiago. Sin embargo, no dijo nada cuando ella lo ponía arriba ni sobre que Mitofsky y Reforma también lo ponen ya abajo del perredista.

 

Por lo pronto, todo se perfila a que Madrazo no le irá como Australia, sino como Ucrania: goleado 4-0 por España. Por su parte, parece que la pelea entre los punteros Calderón y López Obrador será como el partido de Brasil contra Croacia: después de tantas expectativas de millones de simpatizanstes, cualquiera de los dos que gane, lo hará apenas por un golecito de diferencia.

 

 

 

EL DICHOSO POSTDEBATE

EL DICHOSO POSTDEBATE

En un post anterior sostuve que Calderón salió mejor parado del debate que López Obrador. Lo sostengo. Sin embargo, no está resultando así con el llamado "postdebate".

 

En el debate, pareció más contundente el panista al evidenciar la contradicción del AMLO sobre el FOBAPROA. En cambio, el comentario ya muy al final del cuñado de Calderón que vertió López Obrador se vio poco efectivo.

 

Sin embargo, en las horas siguientes, el PRD parece estar reponiéndose. Casi nadie le ha dado seguimiento al tema de que López Obrador apoya para Senador al ex priista Arturo Nuñez que votó a favor del FOBAPROA. En cambio, los medios y la gente ya hablan de la acusación contra Diego Zavala, "el cuñado incómodo".

 

Calderón puso a López Obrador a la defensiva en el debate. Ahora es al revés y se evidencia en los nuevos spots que están al aire de ambos partidos. Como quien dice, el marcador va 1-1.

EL DEBATE PEOR ES NADA...

EL DEBATE PEOR ES NADA...

Y debatieron... bueno, en realidad de hecho casi no debatieron, sólo hablaron y hablaron y hablaron por dos horas. Los únicos que medio debatieron fueron Calderón y López Obrador.

Y es que era lógico, las encuestas de ayer los señalaban empatados. Aunque, en realidad, el único que trató de debatir fue Calderón y AMLO cayó redondido en su trampa.

Pienso que Calderón salió mejor parado: primero "picó" a López Obrador criticándolo insistentemente por su trabajo en el DF. El tabasqueño respondió previsiblemente con el tema del FOBAPROA y el panista le dio una "estocada" tremenda al señalar su clara inconsistencia en criticar selectivamente a algunos relacionados con el tema y a otros apoyarlos como candidatos de su partido.

Al final, me parece que López Obrador no supo responder. Sus cartuchos "previsibles" estaban agotados, no había preparado una estrategia ni ideas nuevas. Su estrategia fue la misma de siempre: "él" y hablar de los pobres. Por eso, trató de sacarse de la manga lo del hermano de Calderón que a juzgar por el "expediente" puesto hoy en su página web, va a ser casi tan contundente como los videos chafas que la esposa de Ahumada mejor se arrepintió de difundir.

Pero bueno, no crean que Calderón me apantalló. De hecho, me pareció muy acartonado, como todos, excesivamente maquillado, sangrón y snob, instalado en una "pose" falsa hablando hasta el hartazgo de su "México ganador, sin parecer entender la realidad social del País ni hacer una autocrítica al gobierno del PAN.

En todo caso, como seguramente muchos prefirieron ver a "La bella más fea" que al debate, la idea del ganador o perdedor dependerá mucho de los spots y los "comentarios" postdebate entre la gente que sí lo vio y los medios. Y hablando de eso, ¡están chafísimas los spots de Madrazo que comenzaron a pasar anoche! son supuestas opiniones de gente que vio el debate, pero que se ve de inmediato que son cosas grabadas con anterioridad.

Lo peor es que de seguro hay gente que sí se los cree. A eso le ha de apostar su publicista Carlos Alazraki. Pero ¿qué podíamos esperar de él después de su cómico comercial del méon?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¡HAY QUE VER EL DEBATE!

¡HAY QUE VER EL DEBATE!

Hoy es el debate entre los candidatos a la Presidencia del País. Será el último y realmente el más interesante ya que será el único en donde podamos escuchar a los 5 candidatos.

Además, las cosas llegan muy parejas. Según las encuestas publicadas hoy por El Universal, Excelsior y La Crónica de Hoy, Calderón y López Obrador llegan prácticamente empatados y Madrazo retrasado en un tercer lugar. Sin duda, el debate será crucial para determinar al ganador de la elección.

Desgraciadamente no todo el mundo verá el debate y probablemente de nueva cuenta las telenovelas acaparen el rating. Es una lástima, porque al final, de todas maneras la gente se formará una idea de lo que pasó y tal vez influya en su voto, pero ya no por lo que vieron sus propios ojos sino con lo que los spots de televisión y los medios le hagan creer en el postdebate.

Y bueno, hoy regresamos a actualizar este blog que tenía ya un buen rato descuidado. En realidad, no puedo quejarme, ya que aún en los meses de inactividad, siguieron llegando mensajes de cibernautas que caían en alguno de los artículos pasados y les interesaba. Espero que los lectores asiduos regresen también.

En este tiempo, nos perdimos de comentar muchas cosas pero regresmos tiempo para lo mejor: ¡estamos a 3 días del inicio del Mundial y a un mes de las elecciones! La guerra mediática por ganar en ambos frentes ya comenzó. Estaremos aquí para comentarla en Mediatizando.

Por lo pronto, vamos a ver qué tal se pone el debate. Muchos son pesimistas de que será muy aburrido y tal vez sí. No hay que perder la esperanza, tal vez nos regalen comentarios divertidos como los de Labastida con aquella frase genial de. "Me ha llamado mariquita, me llamado Labestida..." En fin... así es nuestra democracia, pero es peor que no tenerla ¿o no?

¿MEDIOS VS. SENADOR?

¿MEDIOS VS. SENADOR?

Sí hay algún político identificado públicamente con la búsqueda de transparencia y legalidad en los medios de comunicación, sin duda es el Senador panista Javier Corral.

 

No pocas veces los argumentos de Corral han incomodado a los dueños y directivos de medios de comunicación. La semana pasada, Corral denunció ataques en su contra por parte de Televisa y de los grupos mediáticos de los Hnos Vázquez Raña, Olegario y Mario.

 

Resulta que Televisa Chihuahua presentó una demanda contra el Senador por un adeudo de un poco más 993 mil pesos por spots transmitidos en aquella región cuando Corral buscaba la gubernatura de ese estado. El panista afirma que se trata de un ataque en su contra por impulsar el dictamen de la nueva Ley de Radio y Televisión que, entre otras cosas, buscaría crear más competencia para los medios electrónicos que hay en la actualidad.

 

Corral afirma que nunca ha negado ese adeudo pero que en realidad se debe cobrar a el PAN de Chihuahua y no a él personamente, además que el partido está dispuesto a pagar pero Televisa nunca ha presentado las facturas correspondientes como había acordado. Además, el Senador afirma que él se enteró de la denuncia por la prensa, ya que Televisa había filtrado la información a los diarios de Organización Editorial Mexicana, propiedad de Mario Vázquez Raña.

 

Según el Senador, particularmente el Heraldo de Chihuahua y el Sol de México manejaron la información de una manera que lo desprestigia e incluso ambos diarios habrían manejado versiones distintas según el público a quien iban dirigidos (el estado de Chihuahua y el DF). Además, a esta "embestida" mediática se habría sumado Grupo Imagen, el grupo radiofónico del otro Vázquez Raña, Olegario, (aunque el dueño legal es su hijo), quien es dueño también del Grupo Angeles de hospitales, de los hoteles Camino Real y dirige la Cruz Roja Mexicana, a partir del sexenio del Presidente Fox.

 

En su página de Internet , el Senador mostraba hasta ayer transcripciones de algunos fragmentos de transmisión de Grupo Imagen, que tiene las estaciones informativas Imagen y Reporte 98.5, en donde se aprecia ciertamente un ataque personal más que un tratamiento periodístico de la información.

 

Este es un fragmento, por ejemplo, del programa en donde participan Yuriria Sierra, Patricia Rodríguez Calva, Alberto García Sarubbi, Alberto Begné y Erik Guerrero.

 

"CONDUCTOR.- Ahora, Miguel, en términos éticos, lo peor de todo es que este hombre, de alguna manera, como lo decía Sergio hace un minuto, se envistió de ser la conciencia de los medios ¿no? que iba a renovar, que iba a cambiar la estructura en los medios. Convocó a mucha gente y en el fondo es que aprovechó la circunstancias de ser candidato para engañar a una empresa y tiene más de un año que debe, pues, un millón de pesos ¿no?


CONDUCTORA.- Sabes qué me da mucha tristeza Miguelito, lo que siempre hemos comentado aquí en Desde la Redacción: la carencia de una cultura de rendición de cuentas, que tenga fuero
Javier Corral para ser una rata ¿no? y con cola muy larga. Yo creo que eso sí es coraje.


MIGUEL TORRES.- Es que no se vale, yo creo que lo pides fiado lo pagas ¿no?"

 

Ante este tipo de comentarios, Corral contestó en entrevista con La Jornada : "No voy a variar mi postura, por más injurias y calumnias que me lancen los conductores de Vázquez Raña. Voy a estar en esto hasta el final de mi actividad legislativa y sé que pueden venir más cosas. Es otra más de las muchas embestidas en mi contra."

 

El Senador afirma que la molestia en su contra es que la iniciativa de Ley que impulsa busca abrir más a los medios de comunicación. En el caso de Televisa, lo que le molestaría, entre otras cosas, sería que se busque crear nuevos canales mientras que a Olegario Vázquez Raña le afectaría su oposición a la entrega de concesiones de radio "combo", es decir que se den concesiones a quienes ya tienen otras en este momento.

 

Suena extraño que los hermanos Vázquez Raña estuvieran tan unidos ya que como se ha visto en el mundo del deporte, llevan un tiempo distanciados. Sin embargo, tampoco es inverosímil que el Senador Corral fuera objeto de ataques de este tipo ya que desde hace tiempo que se sabe que los dueños de los principales medios de comunicación no están de acuerdo con la Ley de Radio y Televisión. Seguiremos la situación y abundaremos en otros posts sobre esta iniciativa legal.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres